Qué difícil es cumplir con el deber de información

Aprovecho este post para comentar que recientemente he estado recibiendo cartas de distintas entidades, agentes de la propiedad industrial, con el objeto de ofrecerme sus servicios para la renovación de una marca registrada a mi nombre hace ya bastantes años (tantos que casi ni me acordaba).

Nada tampoco del otro mundo, más que la molestia de estar recibiendo estas cartas, sino fuese porqué el aburrimiento me permite fijarme en algunos detalles comunes a todas las cartas y entidades que las envían.

Obviamente no he ofrecido mi consentimiento para el tratamiento de mis datos de carácter personal, pero me fastidio, aparecen en un Boletín Oficial (BOPI) y a tenor del art 3 apartado j de la LOPD, es considerado como fuente accesible al público. Estas agencias los pueden tratar sin mi consentimiento.

«Fuentes accesibles al público: aquellos ficheros cuya consulta puede ser realizada, por cualquier persona, no impedida por una norma limitativa o sin más exigencia que, en su caso, el abono de una contraprestación. Tienen la consideración de fuentes de acceso público, exclusivamente, el censo promocional, los repertorios telefónicos en los términos previstos por su normativa específica y las listas de personas pertenecientes a grupos de profesionales que contengan únicamente los datos de nombre, título, profesión, actividad, grado académico, dirección e indicación de su pertenencia al grupo. Asimismo, tienen el carácter de fuentes de acceso público los diarios y boletines oficiales y los medios de comunicación.»

Tengo claro que no me puedo quejar porque los hayan recopilado. ¿Pero ello quiere decir que no puedo hacer nada? En absoluto. Tengo a mi disposición el derecho de oposición artículo 6.4 de la LOPD

«…En los casos en los que no sea necesario el consentimiento del afectado para el tratamiento de los datos de carácter personal, y siempre que una Ley no disponga lo contrario, éste podrá oponerse a su tratamiento cuando existan motivos fundados y legítimos relativos a una concreta situación personal. En tal supuesto, el responsable del fichero excluirá del tratamiento los datos relativos al afectado.»

Pero he aquí que cuando me decido ejercer mi derecho de oposición, Ninguna (cero de cero y son unas cuantas) de estas agencias en sus amables comunicaciones, ha cumplido con la obligación contenida en el artículo 5 apartado 4º de la famosa Ley.

«Cuando los datos de carácter personal no hayan sido recabados del interesado, éste deberá ser informado de forma expresa, precisa e inequívoca, por el responsable del fichero o su representante, dentro de los tres meses siguientes al momento del registro de los datos, salvo que ya hubiera sido informado con anterioridad, del contenido del tratamiento, de la procedencia de los datos, así como de lo previsto en las letras a, d y e del apartado 1 del presente artículo.»

Desde luego que no se me ha informado en el citado plazo de 3 meses (a no ser que me vayan a decir que los recopilaron ayer y aún les quedan 2 meses y 29 días para avisarme, cosa que no me creería) y tampoco obviamente se me informó con anterioridad (y sino que lo demuestren) y tampoco se me indica la finalidad del Fichero (si es que lo hay) y por supuesto tampoco quien es el Responsable del Fichero y su dirección para dirigirme a él y ejercer mi derecho de oposición.

Eso sí, amablemente me advierten de falsos agentes de la propiedad que se querrán aprovechar de mi y de que ellos son los buenos. Aunque visto lo visto tampoco tan buenos.

Deja un comentario