El spam siempre llama dos veces

¿Quién no recibe a diario varios, bastantes, numerosos correos electrónicos publicitarios?. Puedo decir que me considero afortunado, en mi caso apenas una decena al día. Viagras y citas en la mayoría de los casos y otro tanto cheques restaurante, vales de gasolina, incluso (¡cómo no!) consultoras o empresas de formación. Respecto a estas últimas resulta gracioso recibir una oferta para cursos de protección de datos y que te estén spameando. Debe ser que el curso va por partes y la de los envíos publicitarios es al final.  Algo que me recuerda también a otro asunto del que un día hablaré... Read more